21 de septiembre de 2012

Teasers de Finale- Becca (en español)

Exclusivo!!
Dia 19 de Septiembre


Hank estaba muerto, y los arcángeles estaban esperando que detuviera a los Nefilim de ir a la guerra.
Aquí es donde las cosas se pusieron difíciles. Apenas unas horas antes de que le disparara a Hank, había hecho un juramento hacia él, prometiendo dirigir su ejército Nefilim. El incumplimiento daría lugar a mi muerte y la de mi madre. ¿Cómo podía cumplir mi promesa a los arcángeles y mi juramento con Hank? Veía sólo una opción. Dirigiría el ejército de Hank. Por la paz. Probablemente no es lo que él había imaginado mientras me obliga a prestar el juramento, pero él no estaba cerca ahora para discutir los detalles. No había pasado por mi mente, sin embargo, que dándole la espalda a la rebelión, también estaba permitiendo que los Nefilim siguieran siendo esclavos de los ángeles caídos. No me parecía bien, pero la vida estaba pavimentada de decisiones difíciles, y yo lo estaba aprendiendo muy bien. En ese momento, me encontraba más preocupada por mantener a los arcángeles felices que a los Nefilim.
—¿Qué sabemos acerca de mi juramento? —le pregunté Patch—. Dante dijo que entró en vigor cuando Hank murió, pero ¿quién determina si lo mantengo o no? ¿Quién determina lo que puedo o no puedo hacer en términos de la realización de mi juramento? Estar contigo, por ejemplo. Estoy confiando en ti, un ángel caído y enemigo jurado de los Nefilim. ¿El juramento no me matará por traición? "
—El juramento que hiciste fue tan vago como lo podría haber sido. Por suerte —dijo Patch con evidente alivio.
Oh, había sido vago, bien. Al punto de: Si mueres, Hank, voy a dirigir tu ejército. Ni una palabra más.
—Siempre y cuando permanezcas en el poder y conduzcas a los Nefilim, creo que estarás en los términos del juramento —dijo Patch—. Nunca le prometiste a Hank que irías a la guerra.
—En otras palabras, el plan es permanecer fuera de la guerra y mantener a los arcángeles felices.
Patch suspiró, casi para sí mismo. —Algunas cosas nunca cambian.
—Después de Jeshvan, después de que los Nefilim renuncien a la libertad, y después de que hayamos puesto una gran y gorda sonrisa de alegría en los rostros de los arcángeles, podemos dejar esto atrás —le di un beso—. Seremos sólo tú y yo.
Patch gimió. —No puedo esperar a que llegue.
—Escucha —le dije, deseosa de pasar a otro tema que no sea la guerra—, se me acercó un hombre esta noche. Un hombre que quiere hablar contigo.
Patch me dio un guiño. —Pepper Friberg.
—¿Tiene Pepper una cara redonda como una pelota de baloncesto?
Otro gesto de asentimiento. —Él me sigue porque cree que me arrepentí de un acuerdo que teníamos. No quiere hablar conmigo. Él quiere encadenarme en el infierno y hacerme polvo con sus manos.
—¿Soy yo, o eso suena como algo serio?
—Pepper Friberg es un arcángel, pero él tiene su mano en más de una olla. Está llevando una doble vida, pasando la mitad de su tiempo como un arcángel, y la otra mitad como un ser humano. Hasta ahora, él ha estado viviendo lo mejor de ambos mundos. Él tiene el poder de un arcángel, el cual no utiliza siempre para bien, mientras cae en los vicios humanos. 
Así que Pepper era un arcángel. No era extraño que yo no hubiera sido capaz de identificarlo. No había tenido mucha experiencia en el trato con los arcángeles.
Patch continuó—: Alguien ha descubierto su juego torcido, y hay rumores de que está siendo chantajeado. Si Pepper no paga pronto, su tiempo de vacaciones en la Tierra va a ser mucho más permanente. Los arcángeles le quitarán su poder y arrancarán sus alas si se enteran de lo que ha estado haciendo. Él va a estar atrapado aquí para siempre. 
Las piezas hicieron click juntas. —Él piensa que lo estás chantajeando.
—Hace un tiempo me di cuenta de lo que estaba haciendo. Estuve de acuerdo en mantener el secreto, y a cambio accedió a ayudarme a conseguir en mis manos un ejemplar del Libro de Enoc. Él no ha cumplido su promesa, y parece lógico que piense que estoy sacando los trapitos al sol. Pero creo que debe haber sido descuidado y hay otro ángel caído por ahí buscando de beneficiarse de sus fechorías.
—¿Le dijiste a Pepper eso?
Patch sonrió. —Estoy trabajando en ello. Él no se siente con ganas de hablar.
—Dijo que va a quemar todo el Delphic si eso es lo que se necesita para sacarte fuera. —Sabía que los arcángeles no se atrevían a poner un pie en el interior de Parque de Atracciones de Delphic temiendo por su seguridad en un lugar construido por una población de ángeles caídos, por lo que la amenaza tenía sentido.
—Su cuello está en la línea y está desesperado. Voy a tener que pasar por debajo. 
—¿Pasar por debajo? 
—Tranquilizarme. Mantener la cabeza baja.
Me levanté, apoyándome en un codo y miré a Patch. —¿Cómo encajo yo en este cuadro?
—Él piensa que eres su billete de ida hacia mí. Va a estar pegado a ti como un spandex. Está aparcado en la calle en estos momentos, con los ojos bien abiertos hacia mi coche. —Patch deslizó su pulgar por la mejilla—. Es bueno, pero no lo suficiente para que yo no tenga tiempo de calidad con mi chica.
—Prométeme que siempre vas a estar dos pasos por delante. —El pensamiento de Pepper capturando a Patch y poniéndolo en la vía rápida hacia el infierno no me daba exactamente una sensación cálida y difusa.
Patch enganchó un dedo en mi cuello y me dio un beso. —No te preocupes, Ángel. He estado escondiéndome por demasiado tiempo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada