21 de septiembre de 2012

Teasers de Finale- Becca (en español)


Exclusivo!!
Dia 21 de Septiembre 




Justo en ese momento, un Plymouth Barracuda naranja, de alrededor de los años 70, apareció en el estacionamiento. Se detuvo bajo la marquesina y Scott salió de él. Como la mayoría de los hombres Nefilim, Scott tiene el cuerpo de una persona aparentemente bien informada acerca de una sala de pesas. También es inusualmente alto, llegando casi a los dos metros. Mantiene su pelo corto tanto como el de un recluso, y es guapo de una manera dura. Llevaba pantalones cortos de baloncesto y una camiseta con las mangas rasgadas.
Vee se abanicó. —Wow.
Levanté la mano en el aire, con la intención de llamar a Scott y obtener su atención, cuando la puerta de pasajeros del Barracuda se abrió y Dante apareció en escena.
—Mira eso —dijo Vee—. Es Dante. Has la cuenta. Dos de ellos, y dos de nosotras. Sabía que me gustaría correr.
—Estoy sintiendo la repentina urgencia de seguir corriendo —murmuré. Y no me detendrá hasta que hubiera puesto mucho terreno entre Dante y yo. No estaba de humor para continuar con la conversación de anoche. Del mismo modo, no estaba de humor para que Vee hiciera de casamentera. Algo que se le daba extremadamente bien.
—Demasiado tarde. Estamos hechas. —Vee azotó el brazo por encima de su cabeza como la hélice de un helicóptero.
Efectivamente, Scott y Dante se apoyaron contra el Barracuda, agitando las manos y sonriendo hacia nosotras.
—¿Me estás acechando, Grey? —gritó Scott.
—Es todo tuyo —le dije a Vee—. Yo voy a terminar de correr.
—¿Qué pasa con Dante? Se sentirá como la tercera rueda —dijo.
—Va a ser bueno para él, confía en mí.
—¿Dónde está el fuego, Grey? —me llamó Scott, y para mi consternación, él y Dante empezaron hacia donde nos encontrábamos.
—Estoy entrenando —disparé de nuevo—. Estoy pensando en... tratar de entrar en la carrera.
—La carrera no se inicia hasta la primavera —me recordó Vee.
Colgué todo.
—Uh-oh, mi frecuencia cardíaca está cayendo —le grité a Scott. Y sin decir más nada, me eché a correr en la dirección opuesta.
Oí a Scott en el camino detrás de mí. Un minuto más tarde, enganchó la correa de mi camiseta, tirando de ella juguetonamente. —¿Quieres decirme qué está pasando?
Me volví hacia él. —¿Qué te parece?
—Parece que tú y Vee vinieron a verme bajo el pretexto de correr.
Le di a su hombro una palmadita de felicitación. —Buen trabajo, as
—¿Entonces por qué estás huyendo? ¿Y por qué Vee huele como a una fábrica de perfumes?
Me quedé callada, dejando que lo entendiera.
—Ah —dijo al fin.
Extendí mis manos. —Mi trabajo aquí está hecho.
—No te lo tomes a mal, pero no estoy seguro de encontrarme listo para pasar el rato con Vee todo el día. Ella es bastante... intensa.
Antes de que pudiera darle el consejo sabio de "Finge hasta que lo logres", Dante se detuvo a mi lado.
¿Puedo hablar contigo? —preguntó.
—Oh chico —dije en voz baja.
—Esa es mi señal para irme —dijo Scott, y para mi desgracia, se alejó al trote, dejándome a solas con Dante.
—¿Puedes correr y hablar al mismo tiempo? —le pregunté a Dante, pensando que preferiría no tener que mirarlo a los ojos mientras él continuaba con sus pensamientos sobre nuestra improvisada relación. Además, eso decía mucho acerca de cuán interesada estaba en esa conversación.
A modo de respuesta, Dante tomó su lugar, corriendo a mi lado.
—Me alegro de verte saliendo a correr —dijo.
—¿Y eso por qué? —jadeé, empujando algunos mechones sueltos fuera de mi cara empapada de sudor. —¿Te encanta verme hecha un completo desastre?
—Eso, y que es un buen entrenamiento para lo que tengo para ti.
—¿Tienes algo para mí? ¿Por qué tengo la sensación de que no quiero seguir escuchando?
—Puede que seas Nefilim ahora, Nora, pero estás en desventaja. A diferencia de los Nefillim concebidos naturalmente, tú no tienes una altura extrema, y no eres tan físicamente fuerte.
—Soy mucho más fuerte de lo que crees —argumenté.
—Más fuerte que eras. Pero no tan fuerte como un Nefil. Tienes el mismo cuerpo que cuando eras humana, y aunque era adecuado en ese entonces, no es suficiente para competir ahora. Eres demasiado delgada. En comparación a mí, eres abismalmente corta. Y su tono muscular es patético.
—Ahora eso es un elogio.
—Yo podría decirte lo que creo que quieres oír, en lugar de lo que necesitas oír, pero ¿realmente sería tu amigo, entonces?
—¿Por qué piensas que necesitas decirme todo esto?
—No estás preparada para luchar. No tendrías oportunidad alguna contra un ángel caído. Es tan simple como eso.
—Estoy confundida. ¿Por qué tengo que luchar? Pensé que había dejado claro en repetidas ocasiones anoche, que no va a haber una guerra. Estoy guiando a los Nefilim hacia la paz. —Y manteniendo los arcángeles lejos de mi espalda. Patch y yo habíamos decidido inequívocamente que los Nefilim enfurecidos eran un enemigo mejor que todos los poderosos arcángeles. Era evidente que Dante quería ir a la batalla, pero no estábamos de acuerdo nosotros. Y como líder del ejército Nefilim, en última instancia, la decisión era mía. Me sentí como si Dante me estuviera socavando, y no me gusta nada.
Se detuvo, tomándome por la muñeca para poder mirar directamente hacia mí. —No puedes controlar todo lo que sucederá de aquí en adelante —dijo en voz baja, y un escalofrío de aprensión se deslizó a través de mí como si me hubiera tragado un cubo de hielo—. Sé que piensas que lo tengo, pero le prometí a Hank que cuidaría de ti. Te diré una cosa. Si estalla la guerra, o incluso un motín, no lo vas a lograr. No en tu estado actual. Si algo te sucede y eres incapaz de dirigir el ejército, entonces habrás roto tu juramento, y sabes lo que eso significa.
Oh, yo sabía lo que significaba, desde luego. Saltar en mi propia tumba. Y arrastrar a mi madre detrás de mí.
—Quiero enseñarle las habilidades suficientes para sobrevivir, como medida de precaución —dijo Dante—. Eso es todo lo que estoy sugiriendo.
Tragué saliva. —¿Crees que si me entreno contigo, puedo llegar al punto donde voy a ser lo suficientemente fuerte como para manejarme yo misma? —Contra los ángeles caídos, claro. Pero, ¿qué pasaba con los arcángeles? Les había prometido poner fin a la rebelión. Entrenar para la batalla no estaba alineado con ese objetivo.
—Creo que merece la oportunidad.
La idea de la guerra se convirtió mi estómago en un conjunto de nudos, pero yo no quería mostrar miedo frente a Dante. Él ya pensaba que no podía manejar. —Entonces, ¿qué eres? ¿Mi novio ficticio o mi entrenador personal?
Su boca se torció. —Ambos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada