8 de enero de 2014

Angel Cap. VII- Fanfic de Hush Hush

Nora POV



-Nora? Que es lo que ha pasado? - Rixon estaba casi a mi lado, escuche su voz muy cerca, aun no abria mis ojos.

-Nada... perdon por asustarte. Es que... - piensa, piensa- es que pense que alguien me seguia por la calle y... he subido corriendo...yo...

-Tranquila, ya paso. Porque viniste caminado? Donde esta tu auto?

-Estube con Vee, y... luego fui a una exposicion de pintura.- aun no conseguia que mi voz sonara normal, me sentia aturdida cosa me ayuda con la mentira.

Rixon me paso la mano por hombros y me llego hasta el sofa. Me quede ahi quieta tratando de calmarme y sentirme agusto, aunque su tacto no significaba nada para mi. Nada comparado con el roce de aquel extraño que me erizo la piel y me dejo sin aire. Todo mi cuerpo habia reaccionado a él,  como nunca lo habia hecho con Rixon.

-Ven, vamos a cenar.-habia dicho minutos despues.

Segui a Rixon hacia la mesa sin ninguna intencion de probar vocado.

-Y como estuvo tu dia? -Pregunte con deseo de poner un tema y dejar de pensar.

-Bien, mas que bien diria yo. El nuevo socio estuvo revisando las instalaciones hoy y le ha parecido muy apropiado.

-Me alegro de que todo vaya bien. Me gustaria conocer ese socio.

-Mañana es el evento anual de beneficiencia, podria invitarlo.

-Eso estaria bien.

No hablamos mas durante la cena. Solo comi unos vocados y tome varias copas de vino. Me retire a mi cuarto mientras Rixon atendia una llamada. Me vi al espejo y entendi que lo habia alterado tanto a mi llegada. Tenia el maquillaje un poco corrido, los ojos dilatados y el cabello hecho una maraña. Fui al baño a darme una ducha fria y lave mi cabello.

Entre a la habitacion con mi bata de baño, que no me llegaba mas alla de las rodillas. Rixon que estaba sentado en una esquina de la cama, se levanto al verme. Me siguio con la mirada mientras buscaba mi ropa de dormir en los cajones. Segundos despues lo senti en mi espalda. Me apreto contra la madera del buro mientras me besaba el cuello y los hombros con despreocupados besos.  Solto el nudo de mi bata y la dejo caer hasta el piso, luego senti sus manos en todo mi cuerpo. Me cargo y me llevo hasta la cama.

Y asi como habia empezado, termino. Igual que cada vez que lo haciamos, Rixon era demasiado practico. Siempre iba directo al grano, de prisa. Y yo siempre me quedaba con deseos de mas. Para estas alturas, ya habia entendido que con él no podria tenerlo.

La mañana llego rapido y me desperte sola como ya se habia hecho costumbre. Pero no me levante, no tenia aminos de hacerlo. Habia pasado la noche saltando entre sueños, y todos de una manera u otra, lo incluian a él. A un completo extraño el cual el destino de empesina en poner en mi camino.

Habia soñado con esos ojos negros como la noche, que me absorvian arrasando con todo. Hasta dejarme atrapada en la mas completa oscuridad. Aun sentia la electricidad que me produjo su tacto, solo que en mis sueños se habia intensificado. La sentia en cada celula, en cada parte de mi cuerpo por donde imagina que sus manos me tocaban.

Estaba arropada de pies a cabeza, sentia las sabanas de seda acariciando mi piel. Sabia que no podia seguir con esto, todo esto era una completa locura. Pero despertaba sensaciones en mi que tal vez nunca habia sentido. Con Rixon todo era superficial, pero su contacto lo habia sentido por debajo de mi piel.

Deje de crear ideas en mi cabeza de quien podria ser el, y me levante de la cama. Hoy seria el evento de beneficiencia mas grande de la cuidad y posiblemente el nuevo socio de la empresa iba a estar alli, tenia varias preguntas que hacerle. Confiaba en Rixon, pero queria saber algunos detalles antes de firmar cualquier contrato.

Me entretuve todo el dia erreglandome para la noche. Escogi un hermoso vestido de coctel amarillo que me llegaba a las rodillas y decidi dejar mi cabello suelto en cuidadosas ondas.

Para cuando me di cuenta, me hayaba esperando a Rixon que habia llamado para ir a recogerme. Llego diez minutos despues y nos pusimos en marcha.

-Lindo vestido.

-Gracias.

Fue lo unico que digimos durante el viaje en coche. A Rixon le gustaba que me vistiera de forma adecuada, asi podria presentarme a todo mundo y lucirme como un trofeo. Cuando llegamos ya habia mucha gente. Saludamos a todos los conocidos mientras nos iban presentando mas y mas gente.

Me excuse con Rixon para ir al tocador. Era solo un pretexto para alejarme de la gente un rato. Camine a prisa con miedo de que alguien mas intenrrumpiera mi escape. Cuando pase frente al baño de cabelleros, la puerta se abrio y alguien salio de ahi. Lo choque por detras lo cual me hizo perder el equilibrio.

-Se encuentra bien?- Una mano me hacia del codo, un contacto que ya habia experimentado antes y una voz que recordaba haber escuchado en mis sueños la noche anterior.

Verlo de nuevo ahi tan cerca, me abrumo y me quito el aliento. Esos ojos negros me miraban otra vez y su mano me apretaba con fuerza.

-Si... gracias.- llevaba puesto un traje negro hecho a la medida, que no escondia sus fuertes brazos.

Fue lo unico que alcance a decir, antes de escuchar la voz de Rixon.

-Veo que has conocido a mi prometida.- Se acerco por mi espalda tomandome de los hombros, apartandome de el. – Nora, este es el nuevo socio del que te hable Jev Cipriano. Jev, esta es Nora mi bella prometida. – Rixon beso mis labios con un rapido beso, pero yo no senti nada. Iba a la deriba.

Jev Cipriano habia dicho? Él era el nuevo socio de la empresa? Esto parecio causar en él la misma impresion que en mi. Se disculpo con algo que no entendi y regreso al baño. Yo solte el abrazo de Rixon y segui mi camino hasta el tocador.

Tuve que sostenerme del lavamanos para no caerme. Esto debia ser alguna broma cruel del destino, no lo podia creer!

Jev... repetia su nombre una y otra vez en mi cabeza. No podia ser, él todo este tiempo estuvo tan cerca de mi y a la vez tan lejos.

Ahora mas que nunca todo parecia una locura. Tenia que manterme alejada de él, esos ojos negros serian mi perdicion. Tenia que hacerlo por Rixon, no seria justo para él.

Sali del baño con mas prisa de la que entre. El lugar era muy pequeño y las paredes se cernian sobre mi. Camine y no mire a los lados, queria pasar desapercibida. Fui hasta el balcon, senti el aire fresco rozar mi cara y me tranquilice poco a poco. No queria ver a Rixon ahora, lo habia odiado antes, por haber interrumpido mi subito encuentro con un completo extraño, y no me enorgullecia por eso.

Mas minutos pasaron mientras escuchaba la musica a mis espaldas, mas lejana de lo que enrealidad estaba.

-No sientes frio al estar aqui afuera... Nora?

Cada celula de mi cuerpo se tenso al escuchar esa voz pronunciar mi nombre. Nunca lo habia oido sonar tan real y exquisito. Queria oirlo otra vez.

-Disculpa.- Me gire para verlo mejor. Su cabello se habia desorganizado un poco y se le escapaban unos mechones que caian sobre su frente.

Las luces del salon creaban un halo a su alrredor, como si él absorviera por completo la luz.

-Hace frio aqui, tal vez deberias entrar.

-No...estoy bien, gracias.

-Siempre eres tan educada, Nora? -Pronunciaba mi nombre como el final de un chiste luego de los redoblantes. Al parecer tambien le resultaba ironico todo esto.

-Bueno, generalmente si.- le dije con una sonrisa en los labios.

Camino hasta ponerse a mi lado en el borde del balcon. Senti su mirada sobre mi.

-Asi que eres el nuevo socio de la empresa.

-Si, asi es. He estado revisando las instalaciones y todo me parece muy apropiado.

-Me alegra escuchar eso.

Nos quedamos en silencio por un momento, cada celula de mi cuerpo era atraida por el, y ya se estaba haciendo incomodo.

-Y...Como te ha tratado New York? Has encontrado algo agradable en la cuidad?

-Si, he encontrado algo de lo mas interesante.- Ahora me miraba con picardia. Senti como mis mejillas se acaloraban.

-Si... esta cuidad es magica.

-Ya lo creo que si. -Tomo un mechon de mi cabello y lo dejo sobre mi hombro.- estas hermosa esta noche.

Ese simple gesto hizo me olvidara de todo, queria que volviera a tocarme, queria irme con el a un lugar que estemos solos y perderme en la noche que eran sus ojos.

Me gire hacia el en busca de mas. Nos quedamos mirandonos sin decir una palabra por un rato. Nada mas importaba ahora.

-Bailas comingo? - Tomo mi mano pero espero mi respuesta.

Asenti sin aliento para poder hablar. La cancion que se escuchaba de fondo era suave, solo una melodia conocida. Nos apartamos de la entrada y fuimos a un lado del balcon donde la luz era escasa.

Poso sus manos en mi cintura y yo puse las mias sobre sus hombros. Nos movimos despacio, no alcompas de la musica. Los dos estabamos demasiado aturdidos como para recordas los pasos.

Deje que su aroma me embriagara mientras sentia sus fuertes musculos bajo mis manos. Bailamos incluso despues que se acabo la cancion y empezo otra mas movida.

Unas mujeres salieron riendo al balcon y me sobresaltaron. Ellas no se percataron de nuestra presencia, pero fue suficiente para recordarme donde me hayaba.

-Tengo que volver a dentro, Rixon...- deje la frase sin terminar.

-Cena conmigo mañana.

-Jev... yo...

-Llamame Patch, y cena conmigo mañana.

-No lo se... yo...

-Te espero a las siete, en mi casa, conoces la direccion.

Dicho esto regreso a la fiesta, dejandome perdida. Sali para econtrar a Rixon, que nisiquiera se habia percatado de mi ausencia. Estaba enfrascado en una conversacion con alguien que yo no conocia, esta noche se me haria larga.

-Hey aqui estas. Esta es Nora Grey, mi Prometida. -por alguna razon esa frase ya no me hacia sentido.

Por el rabillo del ojo puede ver a Patch dejar el salon, su cabello negro se unia con la noche.

 
M. Xoxo
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada