27 de enero de 2014

Angel Cap. IX


Patch POV

 

Hoy hacían tres semanas que me veía con Nora. Siempre encontrábamos algo nuevo que hacer. Paseábamos en mi moto por toda la cuidad, a fin de cuentas le agrado la velocidad. Visitamos  varios restaurantes y vimos varias películas en mi casa, aunque siempre terminábamos medio desnudos en el sillón. No podía tenerla cerca y estar tranquilo, ella era como un imán. Le gustaba jugar con mi cabello mojado, hundía sus dedos y lo apretaba suavemente. A mi me gustaba jugar con sus labios, morderlos y frotarlos con mi lengua, tenían una textura agradable.

Resulto que teníamos muchas cosas en común, como la música, escritores y libros, algunas comidas, con ella todo era tan fácil.

Ahora me encontraba en la oficina, este sería mi ultimo día oficial aquí, después solo bastaría con unas cuantas visitas esporádicas de monitoreo. Antes estaba ansioso por terminar para regresara a casa, pero ahora no estaba seguro de querer irme. No haría de Nueva York una residencia permanente, pero no tenia planes de regresar por ahora. No podía dejar a Nora. Aunque aun estaba Rixon.

Nora no sabia como llevar las cosas, se sentía dividida. Sabía que quería estar conmigo, pero se sentía atada a Rixon por lazos que yo no entendía, o que tal vez solo ella sentía.

A lo largo de estas semanas, me había percatado de cuan basura era Rixon. No importaba a la hora en que llegara a la oficina, siempre encontraba el escritorio de la rubia vacio, muchas veces me costaba anunciarme yo mismo para acortar la espera. Y en caso contrario, Rixon llegaba tarde después de comer, y me contaba con quien había estado y como la había pasado.

Yo no le respondía, el me había hecho su confidente de fechorías. Pensaba que era cosa de hombres el engañar a sus mujeres con otras. Eso podía entenderlo cuando la mujer en cuestión presentaba alguna anomalía, pero Nora no era así. Ella era fuego puro una vez que se liberaba. Solo que este idiota no sabia como tratar a una mujer como ella, el problema era el, no Nora.

Aunque encontraba cierto regocijo en todo esto. Desde que empecé a verme con Nora, “las salidas” y “sesiones” de Rixon habían aumentado. Lo cual me decía que Nora estaba haciendo un buen trabajo con sus “dolores de cabeza”.

-Bueno. Eso es todo. Hemos terminado.-Rixon me saco de mis cavilaciones.

-Así es.

-Y bien? Que te ha parecido? Pasamos el examen? -Esto no era exactamente un examen, ya se lo había dicho. Era más bien una evaluación de desempeño. Aunque, fuere como fuere, esta empresa le pertenecía a Nora, y solo por eso, merecía la mejor de mis recomendaciones.

-Todo esta en su lugar aquí. Buena maquinaria e inversión, creo que no tendrán problemas en el mercado de valores.

-Entonces obtendremos una buena recomendación de parte de tu firma?

-Si, por supuesto.

-De acuerdo. Ahora vamos a celebrar.

-Que?

-Si, a celebrar. Vamos por una copa, yo invito.- pasar la tarde con Rixon no era exactamente la forma en que pretendía terminar este día. Pero que mas da, tal vez podría enterarme de algo que me importara con relación a Nora.

-Vamos entonces.

Fuimos hasta un bar a unas esquinas del edificio, cada uno en su coche. No pretendía quedarme mucho tiempo, no había hecho planes con Nora, pero igual no quería estar con el por mucho.

Nos sentamos en una mesa en el centro y pedimos dos whiskys a las rocas.

-Que harás esta noche? Habrá una gran fiesta en el Salón de Bo, es club muy exclusivo de la cuidad.

-No lo se yo… tenía planes.

-Con una chica? No te preocupes te presentare a varias allá, el lugar estará repleto.

-No creo que pueda ir.

-Bien, tú te lo pierdes. Yo iré con unos amigos. Llamare a Nora para avisarle que llegare tarde. Un hombre tiene sus necesidades, y si una mujer no las puede suplir, hay que buscar en otro lugar, no crees?

Me guiño un ojo en tono cómplice, y yo le di una mueca que tomó como confirmación. No creía que Nora no fuera capaz de satisfacer a un hombre. Era cierto que había mucha ternura en ella, pero también podía ser muy sensual y erótica, me lo había demostrado. No había estado con ella de esa manera, no había conocido su intimidad. No quería hacerlo mientras ella tuviera algún vinculo con Rixon, lo haría cuando fuera solo mía, lo cual seria pronto. No soportaría por mucho esta situación, solo tres semanas y estaba a punto de volverme loco.

-Creo que es hora de irme.- dije pasada una hora. Ya no soportaba más este idiota.

-Bueno, entonces te veré después.- me dio un abrazo demasiado amigable para mi gusto y camine hacia la salida.

Conduje por la cuidad despacio en dirección a mi departamento. Sentía una necesidad inmensa de ver a Nora. Ayer Rixon había llamado en el peor momento como siempre solía hacer, y no había podido terminar lo que había empezado. Había decido no tener sexo con ella mientras estuviera con Rixon, pero no era nada fácil. Requería de todo mi autocontrol, pero no sabia hasta cuando podría con esto.

Esta noche la sentía en cada célula de mi cuerpo, todo mi ser pedía estar con ella a gritos. Rixon no estaría en casa esta noche y Nora estaria sola, yo sentía que debía hacer algo al respecto.
M.Xoxo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada