29 de octubre de 2012

Finale Capitulo 10 en Español




ESTABA A UNA CORTA DISTANCIA DEL VOLKSWAGEN CUANDO vi una figura sombría tomando espacio en el asiento del conductor. Me detuve, tomando mis pensamientos una zambullida inicial al territorio de Sombrero-de Vaquero-de vuelta-para la-segunda-ronda. Contuve mi aliento, debatiendo la sensatez de correr. Pero mientras más me debatía, más disminuía mi hiperactiva imaginación, y la figura tomo su forma verdadera. Patch movió sus dedos, haciéndome señas para que entrara. Sonreí abiertamente, todas mis preocupaciones disolviéndose instantáneamente. 
—¿Faltando a la escuela para ir a patinar sobre ruedas?—dijo mientras me dejaba caer dentro del auto. 
—Ya me conoces. Las ruedas violetas son mi debilidad. —
Patch sonrió. —No vi tu auto en la escuela. Te he estado buscando. ¿Tienes unos minutos?—
Le tendí mis llaves. — Tú conduce—
Patch nos condujo a un precioso complejo de lujosas casas adosadas con vista hacia el Casco Bay. El encanto histórico de la estructura— oscuro ladrillo rojo mezclado con piedra de una cantera local—la situaba bien sobre unos cien años de antigüedad, pero había sido completamente remodelada con relucientes ventanas, columnas de mármol negro y un portero. Patch entró en una cochera para un solo auto y bajó el portón, dejándonos en una fresca oscuridad. 
— ¿Lugar nuevo?— Pregunté.
—Pepper contrató algunos matones Nephilim para redecorar mi estudio bajo el Delphic. Necesitaba un lugar con poca antelación y una seguridad más elevada. —
Salimos del Volkswagen, subimos un estrecho conjunto de escaleras, atravesamos una puerta, y salimos en la nueva cocina de Patch. De pared-a-pared las ventanas ofrecían una vista impresionante de la bahía. Algunos veleros blancos salpicaban en agua y una pintoresca niebla azul envolvía los precipicios circundantes. El follaje del otoño rodeaba la bahía, quemando en sombras vibrantes de rojo que hacían parecer el paisaje envuelto en llamas. El muelle en la base de los hogares adosados parecía ser para el servicio de estacionamiento. 
—Fanfarrón— le dije a Patch.
Me tendió desde detrás de mí una taza con chocolate caliente y besó la parte de atrás del cuello. —Es más expuesto de lo que me gustaría, y eso no es algo que me escucharías decir muy a menudo—.
Me incliné contra él, sorbiendo mi bebida. —Estaba preocupada por ti—. 
—Pepper me sorprendió fuera del Devil`s Handbag anoche. Eso significa que no tuve la oportunidad de charlar con nuestro amigo Nephilim, Sombrero de Vaquero. Pero hice algunas llamadas y un poco de trabajo de campo, comenzando primero viendo dentro de la cabaña a la que te llevó. Él no es muy listo. Te llevó a la cabaña de sus abuelos. El verdadero nombre de Sombrero de Vaquero es Shaun Corbridge, y tiene dos años de edad por el conteo Nephilim. Juró fidelidad hace dos navidades y se alistó en el ejército de la Mano Negra voluntariamente. Se enoja fácilmente y tiene historial de abuso de drogas. Está buscando la forma de hacerse un nombre por sí mismo y cree que tú eres su boleto. Su propensión para la estupidez se va sin decir—Patch besó mi cuello de nuevo, esta vez permitiendo su boca entretenerse—También te extrañé. ¿Qué tienes para mí?—.
Hmm, por donde comenzar.
—Podría decirte como Pepper trató de secuestrarme esta mañana y mantenerme como rehén, o ¿tal vez te gustaría oír como Dante secretamente me dio para tomar una bebida aumentada con devilcraft? Resulta que Blakely, la mano-derecha de Hank, ha estado experimentando con devilcraft durante meses y han desarrollado una droga para Nephilim de alto rendimiento—. 
—¿Ellos hicieron qué?—. Gruñó en una voz que no podía estar más enfurecida — ¿Te hizo daño Pepper? ¡Y voy a destrozar a Dante en pedazos!—. 
Sacudí mi cabeza negando, pero me sorprendí cuando las lágrimas se precipitaron a mis ojos. Yo sabía por qué Dante lo había hecho—me necesitaba suficientemente fuerte físicamente para conducir a los Nephilim a la victoria— Pero me ofendía su estrategia. Él me había mentido. Me engañó para que consumiera una sustancia que no solo estaba prohibido en la tierra, también era potencialmente peligroso. No era lo suficientemente ingenua como para pensar que no tendría efectos negativos. Los poderes podrían agotarse, pero una semilla del mal había sido incrustada dentro de mí. 
Dije —Dante dijo que los efectos de la bebida se desvanecían después de un día. Esa es la buena noticia. La mala noticia es que creo que está planeando introducirla pronto en un número incontable de Nephilim. Eso les dará… Súper poderes. Esa es la única manera en la que lo puedo describir. Cuando la tomé, corrí más rápido y salté más alto, y agudizó mis sentidos. Dante dijo que uno-a-uno, un Nephil podría superar a un ángel caído. Le creo, Patch. Escapé de Pepper. Un Arcángel. Sin esa bebida, él me tendría bajo candado y llave en este momento—.
Una furia helada quemaba en los ojos de Patch —Dime donde puedo encontrar a Dante— dijo él secamente. 
No había esperado que Patch se molestara tanto—un gran descuido, en retrospectiva. Por supuesto que estaba furioso. El problema era, que si él iba a buscar a Dante en este momento, Dante sabría qué le dije a Patch sobre el devilcraft. Necesitaba jugar mi mano cuidadosamente. —Lo que él hizo estuvo mal, pero él pensó que tenía mis mejores intereses en mente—ofrecí.
Una risa severa — ¿En verdad crees eso?—
—Creo que está desesperando. Él no ve muchas otras opciones—.
—Entonces no está buscándolas—.
—También me dio un ultimátum. O estoy con él y los Nephilim, o estoy contigo. Me dijo sobre el devilcraft para ponerme a prueba. Para ver si yo te diría—. Sacudí mis manos hacia arriba y luego las dejé caer. —Nunca escondería esa información de ti. Somos un equipo. Pero necesitamos pensar cómo vamos a jugar esto—.
—Lo voy a matar—.
Suspiré, presionando la punta de mis dedos contra mi sien. —No estás viendo más allá de tu propio disgusto personal por Dante—eso, y tu cólera—. 
— ¿Cólera?— Patch soltó una risita ahogada, pero era sin lugar a dudas amenazadora. —Oh. Ángel. Eso es demasiado reprimido para lo que estoy sintiendo. Acabo de enterarme que un Nephil forzó devilcraft dentro de tu cuerpo. No me importa si no estaba pensando, y no me importa si fuera un héroe sintiéndose desesperado. Es un error que no va a cometer nunca jamás. Y antes de que te sientas tentada a sentir lástima por él, escucha esto. Él lo vio venir. Le advertí que incluso si tenías un rasguño mientras estuvieras bajo su guardia, lo haría responsable—. 
— ¿Bajo su guardia?—. Repetí despacio, tratando de unir los puntos. 
—Sé que estás entrenando con él—anunció Patch sin rodeos.
— ¿Lo sabes?—
—Eres una chica grande. Puedes tomar tus propias decisiones. Tú obviamente tenías tus razones para querer aprender defensa personal de Dante, y no te iba a detener. Confié en ti, era él quien me preocupaba, y parece que tenía toda la razón para estarlo. Preguntaré una vez más. ¿Dónde se está escondiendo?— prácticamente gruñó, su rostro oscureciéndose.
— ¿Qué te hace pensar que se está escondiendo?— dije miserablemente, disgustada de que de nuevo me sintiera atrapada entre Patch y Dante. Entre ángeles caídos y Nephilim. No había planeado mantener nuestras sesiones de entrenamiento oculto de Patch intencionalmente; simplemente pensé que sería mejor no causar más competencia entre él y Dante. 
La risa helada de Patch envió un estremecimiento por toda mi espina —Si es listo, se está escondiendo—. 
—También estoy molesta, Patch. Confía en mí, desearía poder ir hacia atrás y deshacer esta mañana. Pero odio sentirme como si estuvieras dando las órdenes sin mí. Primero, me pones un aparato de rastreo. Luego, amenazas a Dante a mis espaldas. Estas operando perpendicularmente a mí. Quiero sentir que estas de mí lado. Quiero sentirme como si estuviéramos trabajando juntos—.
El nuevo teléfono celular de Patch sonó, y dirigió una mirada rápida a la lectura. Un comportamiento inusual en él. Estos días, dejaba que todas las llamadas fueran al buzón de voz, luego examinaba cuidadosamente cual devolver. 
— ¿Estás esperando una llamada importante?— pregunté.
—Sí, y debo de ocuparme de ella ahora. Estoy de tu lado Ángel. Siempre lo estaré. Lo lamento si sientes que estoy subvirtiendo tus deseos. Esa es la última cosa que quiero. Créeme—. Barrió un beso sobre mis labios, pero se sintió brusco. Él ya se estaba dirigiendo con un propósito a grandes zancadas, llevándonos hacia abajo a la cochera. —Necesito que hagas algo por mí. Ve si puedes averiguar cualquier cosa sobre Blakely. Desde qué lugar llama a casa estos días, lugares que ha visitado últimamente, cuantos guarda espaldas Nephilim tiene protegiéndolo, cualquier nuevo prototipo que esté desarrollando, y cuando planea introducir esta súper-bebida a la corriente principal. Estás en lo correcto—No creo que el devilcraft se haya expandido mas allá de Dante y Blakely aún. Si lo hubiera hecho, los arcángeles ya hubieran saltado sobre ello. Habla pronto, Ángel—. 
— ¿Así que terminaremos esta conversación más tarde?—llamé tras él, sorprendida por su rápida partida. 
Él hizo una pausa en la sima de las escaleras. —Dante te dio un ultimátum, pero estaba viniendo, con o sin él. No puedo tomar la decisión por ti, pero si quieres un consejo, déjamelo saber. Estoy feliz de ayudar. Activa la alarma antes de marcharte. Tu llave personal está en el mostrador. Eres bienvenida cuando quieras. Estaré en contacto—. 
—¿Qué hay sobre el Cheshvan?— Dije. No había llegado ni a la mitad de las cosas que quería discutir con él, y ahora estaba escapando. —Comienza esta noche con la luna creciente—. 
Patch asintió bruscamente. —Hay una sensación mala en el aire. Te mantendré vigilada, pero quiero que vigiles tu espalda del mismo modo. No salgas hasta más tarde de lo necesario. Esta noche el atardecer es tu toque de queda—.
Ya que no podía ver el punto en regresar al colegio sin una escusa válida por escabullirme, y ya que, si me iba ahora, solo podría atrapar la última hora antes de la campana de salida, decidí quedarme en el lugar de Patch y pensar-barra-hacer un análisis de mi alma un poco. 
Fui a la nevera para cazar algún refrigerio, pero estaba vacía. Era muy evidente que Patch se había mudado rápidamente y el mobiliario había sido incluido. Las habitaciones eran inmaculadas, careciendo de cualquier toque personal. Electrodomésticos de acero inoxidable, pintura gris topo, y pisos de madera de nogal. Muebles Modern American en colores sólidos. Una tv pantalla plana y sillones de cuero unss frente a otros. 
Masculino, con estilo, y con carencia de calidez. 
Repetí la conversación con Patch y decidí que no había parecido ni un poco comprensivo sobre el ultimátum de Dante y mi gran dilema. ¿Qué significaba eso? ¿Qué pensaba que podía resolver las cosas por mi cuenta? ¿Qué elegir entre Nephilim y ángeles caídos era una pavada? Porque no lo era. La decisión se hacía más difícil con cada día que pasaba. 
Medité sobre lo que sí sabía. Específicamente que Path quería que averiguara lo que Blakely se traía entre manos. Patch pensaba probablemente que Dante era mi mejor contacto—un intermediario entre Blakely y yo, por decirlo así. Y en orden para mantener las líneas de comunicación abiertas entre nosotros, probablemente era mejor mantener a Dante creyendo que yo estaba de su lado. Que me viera ojo-a-ojo con los Nephilim. 
Y lo hacía. En muchas maneras. Mi simpatía estaba con ellos porque no estaban peleando por el dominio o alguna otra ambición poco virtuosa—estaban peleando por su libertad. Lo entendía. Lo admiraba. Haría lo que fuera para ayudar. Pero no quería que Blakely o Dante pusieran en riesgo la población de ángeles caídos. Si los ángeles caídos eran limpiados de la faz de la tierra, Patch se iría con ellos. No estaba dispuesta a perder a Patch, y haría todo lo posible para asegurarme de que su especie sobreviviera. 
En otras palabras, no estaba ni cerca de una respuesta. Estaba de vuelta nuevamente en la primera casilla, jugando en ambos lados del campo. La ironía de todo me golpeó. Yo era igual que Pepper Friberg. La única diferencia entre Pepper y yo, era que yo quería escoger un bando. Toda esta Todo esto de tener secretos y mentir a mí alrededor, y pretender tener lealtad a dos bandos opuestos, me estaba manteniendo despierta por las noches. En muy poco tiempo mi mente sería consumida en recordar las mentiras para no verme atrapada en mi propia red elaborada. 
Suspiré. Y chequeé dos veces el refrigerador de Patch. Ningún cartón de helado había aparecido mágicamente desde la última vez que había revisado.


Cortesía del Foro Purple Rose

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada